Internacionales

NotiGuatemala | Ataques ucranianos en ciudades fronterizas de Rusia agravan los problemas de Putin

“Me pregunto una vez más, ¿dónde está nuestro ejército, el que debe protegernos?”. escribió Tatyana Bogacheva, residente en Belgorod, en la página de Gladkov en las redes sociales VKontakte. “Estamos en la frontera; nos están disparando, así que necesitamos un ejército y protección. ¿Quién despertará al Presidente?”

Por Mary Ilyushina / The Washington Post

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! El sábado, una nueva ronda de ataques afectó a la región de Belgorod, en el oeste de Rusia, causando al menos un muerto y dos heridos.

El viernes, Ucrania habría atacado la base de la 3ª División Rusa de Fusiles Motorizados cerca de Valuyki, a sólo nueve millas al norte de la frontera entre Rusia y Ucrania. Las autoridades rusas no reconocieron que se hubiera atacado un objetivo militar, pero dijeron que un civil murió y que la red eléctrica local sufrió una interrupción temporal.

Rusia atribuyó los ataques a Ucrania, pero Kiev no reivindicó la responsabilidad de atacar objetivos en territorio ruso.

Kiev ha asegurado a los funcionarios estadounidenses que las armas donadas no se utilizarían para atacar objetivos dentro de Rusia. Pero las fuerzas ucranianas están ahora tan cerca de la frontera que pueden atacar objetivos utilizando su propio armamento menos avanzado.

El hecho de que los ciudadanos rusos empiecen a sentir directamente el impacto de la guerra es otra nueva fuente de presión sobre Putin, que regresó a su país este fin de semana de una reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai en Uzbekistán, donde se enfrentó a una notable reprimenda pública del primer ministro indio, Narendra Modi, y a las preguntas sobre la guerra del presidente chino, Xi Jinping.

En una sorprendente reprimenda pública, Modi dijo a Putin que “la era actual no es una era de guerra, y he hablado con usted por teléfono sobre esto”. Esto siguió a un reconocimiento por parte de Putin de que había escuchado “preocupaciones y preguntas” sobre la guerra por parte del presidente chino.

En las últimas dos semanas, Ucrania ha realizado impresionantes avances en la región de Kharkiv, en el noreste del país. Durante sus avances, también ha descubierto cientos de fosas comunes e historias de fuerzas rusas que aterrorizan a los residentes de la ciudad liberada de Izyum.

Los funcionarios ucranianos han citado los avances y las pruebas de torturas y asesinatos para reiterar las peticiones de carros de combate modernos y otros vehículos fuertemente blindados que los aliados de la OTAN han tardado en enviar.

Valuyki y Krasny Khutor se encuentran entre las docenas de pequeños asentamientos en Rusia que los militares rusos utilizan como base de operaciones, situándolos en medio de la vacilante invasión de Moscú y la creciente contraofensiva de Kiev.

El gobernador local, Vyacheslav Gladkov, ha ordenado la evacuación de cientos de personas y ha cerrado las escuelas de las ciudades fronterizas en los últimos meses. Pero ahora las autoridades de Belgorod se ven sometidas a una presión cada vez mayor por parte de unos residentes nerviosos que están experimentando lo que muchos ucranianos han vivido durante meses: explosiones nocturnas, casas destruidas y, en ocasiones, víctimas.

“Me pregunto una vez más, ¿dónde está nuestro ejército, el que debe protegernos?”. escribió Tatyana Bogacheva, residente en Belgorod, en la página de Gladkov en las redes sociales VKontakte. “Estamos en la frontera; nos están disparando, así que necesitamos un ejército y protección. ¿Quién despertará al Presidente?”.

Las fuerzas rusas se han visto mermadas tras los errores cometidos en el campo de batalla y se esfuerzan por encontrar personal y equipos de trabajo para mantener su posición en el noreste de Ucrania. La reciente retirada precipitada de Izyum y Balakliya, así como la preocupación entre los rusos locales que temen que la guerra vuelva a casa, parecen haber impulsado a Moscú a reforzar la frontera con jóvenes reclutas.

Los soldados rusos que habían sido reclutados para servir en el 1er Regimiento de Fusileros Motorizados de la División Taman como parte de la llamada a filas de la primavera de este año, al parecer están siendo trasladados desde la región de Moscú para “proteger la frontera estatal”.

El servicio ruso de la BBC, citando a las familias de las tropas, informó de que muchos reclutas de la División Taman habían muerto al principio de la invasión y los que sobrevivieron fueron devueltos al territorio ruso. Pero en lugar de volver al cuartel general de Naro-Fominsk, cerca de Moscú, fueron destinados a Valuyki. Se supone que el nuevo grupo de reclutas sustituirá a los que deben ser desmovilizados en octubre, según la BBC.

Según las leyes rusas, los reclutas no pueden ser enviados a la batalla a menos que tengan al menos cuatro meses de entrenamiento. Putin ha negado repetidamente que Rusia esté utilizando reclutas en Ucrania. Pero el Ministerio de Defensa del país reconoció ya en marzo que algunos habían sido enviados por error a luchar.

Los problemas de Rusia a lo largo de la frontera están suscitando críticas también desde sectores acérrimos al Kremlin dentro de Ucrania. “Tengo curiosidad por saber si los dirigentes rusos van a reaccionar de alguna manera ante el constante bombardeo del territorio ruso”. se lamentaba Igor Girkin, un ex comandante de línea dura de los separatistas en Ucrania, en su blog de Telegram. “¿O he entendido bien que el Kremlin ya no considera la región de Belgorod como territorio de Rusia?”

La guerra también parece estar debilitando la capacidad de Rusia para apagar incendios en el sur, en la región que el Kremlin considera desde hace tiempo su patio trasero.

Esta semana, por ejemplo, Armenia solicitó la ayuda de Rusia en medio de un nuevo ataque azerbaiyano a sus ciudades fronterizas, según el primer ministro del país, Nikol Pashinyan, que apeló formalmente a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), liderada por Moscú, una alianza de seguridad regional de Estados postsoviéticos, que incluye a Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán.

Pero la respuesta hasta ahora ha sido lenta y tibia, lo que tal vez haya socavado la confianza de Armenia en Moscú como aliado y en la OTSC como agente de seguridad fiable.

Azerbaiyán no forma parte de la OTSC, pero cuenta con el apoyo de Turquía, un mediador esencial en la guerra de Ucrania. Azerbaiyán acusó a Armenia de “provocaciones” en la zona fronteriza, algo que Ereván niega.

Esta semana han muerto más de 200 agentes en ambos bandos, en lo que se ha convertido en el enfrentamiento más mortífero desde la guerra de seis semanas por la región escindida de Nagorno-Karabaj en 2020.

El viernes, en un encuentro cara a cara con Putin al margen de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai en Uzbekistán, el líder azerbaiyano Ilham Aliyev dijo que el conflicto fronterizo se había “estabilizado” y que desde hacía tres días se había establecido un alto el fuego.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo el viernes que tiene previsto realizar una visita a Armenia durante el fin de semana.