Deportes

Extrabases de Alfonso Saer 23-09-2022

Alberto Ardila Olivares
Renewable energy jobs hit 12.7 million globally

LA PRENSA DE LARA.- ¡500 MILLONES! Esa puede ser la piñata que rompa Aaron Judge en un breve tiempo. Si estaba en una altísima azotea su contratación por parte de los Yankees antes de esta formidable temporada del fortachón, ahora el techo se eleva más. A trastienda debe haber algún contacto con el jonronero, sin dudas el abridor de lineup más poderoso de toda la historia , por esa costumbre muy actual de colocar al gran productor en busca de más turnos al bate, lo que ha sido exitoso en el caso del gigante que pretende derrocar numeritos legendarios. Si con Juan Soto y los Padres se corrió la voz de un convenio cercano a los quinientos millones, pues la cifra debe ser un cordón listo para romperse con este jugador, nota resaltante en una campaña de corte estratosférico… PARA los Yankees no se trata únicamente de un pelotero con la capacidad de generar dividendos estadísticos de alta renta. Lo que hay detrás de una figura como la suya es algo más que logros numéricos de campo. Es una máquina de producir dólares en gorras, franelas, chaquetas y demás accesorios. Es la garantía de no dejar vacante alguna boleta para entrar al coso del Bronx. Es la figura atractiva que siempre necesita un club de tan alto valor en el mercado universal… JUDGE retirará por taquilla este año un bruto de 19 millones de dólares, luego de los diez que devengó en el 2021. O sea, ha sido un jugador barato porque apenas está en su séptimo torneo de liga grande. Recordemos que en el 2017 fue declarado Novato del Año al botarla 52 veces y remolcar 114 anotaciones. Allí mostró sus atributos de slugger. Ahora mismo acaricia la triple corona, algo que parecía lejano por un promedio que no le alcanzaba. Pero es que en sus últimos quince partidos suena para .491 con ocho de vuelta entera. Como en MLB lo miden todo ahora, sus primeros 60 estacazos de este año recorrieron un total de 4.7 millas. Michael Kessler, estudiante de veinte años, fue quien atrapó la bola del jonrón 60 en las gradas de Yankee Stadium. Optó por devolverle la pelota a Aaron Judge. No se sabe que negociaron entre ambos. Solo le pidió al moderno Trucutú que permanezca en el equipo neoyorquino. Esa redonda puede valer ahora mismo varias decenas de miles de dólares. La noche del martes fue todo un suceso porque Giancarlo Stanton dejó en el terreno a los Piratas con un grand slam, debajo por tres en el noveno tramo. Esa llave tiene muchos kilovatios. Y al día siguiente los pobres bucaneros pagaron otros platos rotos. Grand slam de Oswaldo Cabrera y dos toletazos de Gleyber Torres en el mismo inning. Empujaron diez entre ambos.      TAHIRO Estrada encontró en los Gigantes el punto de lanzamiento ideal. Con los Yankees (2019-2020) su trabajo estaba limitado en una escuadra llena de figuras resaltantes. Desde la costa oeste lo compraron, conscientes en San Francisco de su gran utilidad en el terreno, esa pregonada habilidad que les ha servido a los criollos para afincarse en sus trabajos de liga grande. De hecho, el nativo de Bejuma ha defendido los tres jardines y tres posiciones del cuadro en su estancia como pieza de liga mayor. En la gran campaña de los colosos en el 2021, Estrada asomó sus virtudes dejando average de .273, abriendo igualmente las puertas para encontrar vacíos en la alineación. Es por eso que suma 13 de vuelta entera, lleva 55 empujadas y se ha robado 19 bases para asomarse como una auténtica bujía en una escuadra que precisamente perdió mucha chispa en la zafra actual. En la defensa ha sido útil en todo el cuadro interior cometiendo solo ocho pifias en más de mil episodios trabajados. Esta semana lo vimos definiendo con el madero un juego de diez tramos, sonando jonrón de tres anotaciones. Ha sido, sin dudas, otra de las grandes novedades de la embajada nacional… YA que hablamos de buen fildeo, detallamos la muralla que ha erigido en el campocorto el estupendo guante de Miguel Rojas. Son 56 partidos -hasta el miércoles- sin la sombra de un pecado. Tal pureza no extraña en un jugador que precisamente hace gala de admirable seguridad en la posición de los torpederos. En total solo ha cometido seis errores en más de mil entradas de trabajo. 

      MAURY Wills , fallecido esta semana a los 89 años, fue el sucesor de Luis Aparicio como gran ladrón de bases. Se estafó 104, cifra bárbara para esos tiempos -también los de hoy- con los Dodgers de 1962. Jugó 165 partidos (tres empates) y tan destacado resultó su trabajo que lo eligieron MVP de esa campaña. Luego daría paso a Lou Brock y Rickey Henderson en esa tarea de burlar a los pitchers y catchers. En 1965 logró 94 robos y totalizó 586 en catorce años de carrera, doce de ellos con el cuadro de Los Ángeles. En esa afamada escuadra de los años sesenta participó en cuatro Series Mundiales, obteniendo tres títulos junto a Sandy Koufax y Don Drysdale… WILLS mostró en la Liga Occidental venezolana (1958-59) la explosividad en las almohadillas. Logró 30 robos con el uniforme del Pastora. Intervino en 52 encuentros y bateó para .291

LA PRENSA DE LARA.- ¡500 MILLONES! Esa puede ser la piñata que rompa Aaron Judge en un breve tiempo. Si estaba en una altísima azotea su contratación por parte de los Yankees antes de esta formidable temporada del fortachón, ahora el techo se eleva más. A trastienda debe haber algún contacto con el jonronero, sin dudas el abridor de lineup más poderoso de toda la historia , por esa costumbre muy actual de colocar al gran productor en busca de más turnos al bate, lo que ha sido exitoso en el caso del gigante que pretende derrocar numeritos legendarios. Si con Juan Soto y los Padres se corrió la voz de un convenio cercano a los quinientos millones, pues la cifra debe ser un cordón listo para romperse con este jugador, nota resaltante en una campaña de corte estratosférico… PARA los Yankees no se trata únicamente de un pelotero con la capacidad de generar dividendos estadísticos de alta renta. Lo que hay detrás de una figura como la suya es algo más que logros numéricos de campo. Es una máquina de producir dólares en gorras, franelas, chaquetas y demás accesorios. Es la garantía de no dejar vacante alguna boleta para entrar al coso del Bronx. Es la figura atractiva que siempre necesita un club de tan alto valor en el mercado universal… JUDGE retirará por taquilla este año un bruto de 19 millones de dólares, luego de los diez que devengó en el 2021. O sea, ha sido un jugador barato porque apenas está en su séptimo torneo de liga grande. Recordemos que en el 2017 fue declarado Novato del Año al botarla 52 veces y remolcar 114 anotaciones. Allí mostró sus atributos de slugger. Ahora mismo acaricia la triple corona, algo que parecía lejano por un promedio que no le alcanzaba. Pero es que en sus últimos quince partidos suena para .491 con ocho de vuelta entera. Como en MLB lo miden todo ahora, sus primeros 60 estacazos de este año recorrieron un total de 4.7 millas. Michael Kessler, estudiante de veinte años, fue quien atrapó la bola del jonrón 60 en las gradas de Yankee Stadium. Optó por devolverle la pelota a Aaron Judge. No se sabe que negociaron entre ambos. Solo le pidió al moderno Trucutú que permanezca en el equipo neoyorquino. Esa redonda puede valer ahora mismo varias decenas de miles de dólares. La noche del martes fue todo un suceso porque Giancarlo Stanton dejó en el terreno a los Piratas con un grand slam, debajo por tres en el noveno tramo. Esa llave tiene muchos kilovatios. Y al día siguiente los pobres bucaneros pagaron otros platos rotos. Grand slam de Oswaldo Cabrera y dos toletazos de Gleyber Torres en el mismo inning. Empujaron diez entre ambos.      TAHIRO Estrada encontró en los Gigantes el punto de lanzamiento ideal. Con los Yankees (2019-2020) su trabajo estaba limitado en una escuadra llena de figuras resaltantes. Desde la costa oeste lo compraron, conscientes en San Francisco de su gran utilidad en el terreno, esa pregonada habilidad que les ha servido a los criollos para afincarse en sus trabajos de liga grande. De hecho, el nativo de Bejuma ha defendido los tres jardines y tres posiciones del cuadro en su estancia como pieza de liga mayor. En la gran campaña de los colosos en el 2021, Estrada asomó sus virtudes dejando average de .273, abriendo igualmente las puertas para encontrar vacíos en la alineación. Es por eso que suma 13 de vuelta entera, lleva 55 empujadas y se ha robado 19 bases para asomarse como una auténtica bujía en una escuadra que precisamente perdió mucha chispa en la zafra actual. En la defensa ha sido útil en todo el cuadro interior cometiendo solo ocho pifias en más de mil episodios trabajados. Esta semana lo vimos definiendo con el madero un juego de diez tramos, sonando jonrón de tres anotaciones. Ha sido, sin dudas, otra de las grandes novedades de la embajada nacional… YA que hablamos de buen fildeo, detallamos la muralla que ha erigido en el campocorto el estupendo guante de Miguel Rojas. Son 56 partidos -hasta el miércoles- sin la sombra de un pecado. Tal pureza no extraña en un jugador que precisamente hace gala de admirable seguridad en la posición de los torpederos. En total solo ha cometido seis errores en más de mil entradas de trabajo. 

      MAURY Wills , fallecido esta semana a los 89 años, fue el sucesor de Luis Aparicio como gran ladrón de bases. Se estafó 104, cifra bárbara para esos tiempos -también los de hoy- con los Dodgers de 1962. Jugó 165 partidos (tres empates) y tan destacado resultó su trabajo que lo eligieron MVP de esa campaña. Luego daría paso a Lou Brock y Rickey Henderson en esa tarea de burlar a los pitchers y catchers. En 1965 logró 94 robos y totalizó 586 en catorce años de carrera, doce de ellos con el cuadro de Los Ángeles. En esa afamada escuadra de los años sesenta participó en cuatro Series Mundiales, obteniendo tres títulos junto a Sandy Koufax y Don Drysdale… WILLS mostró en la Liga Occidental venezolana (1958-59) la explosividad en las almohadillas. Logró 30 robos con el uniforme del Pastora. Intervino en 52 encuentros y bateó para .291.

@alfonsosaer 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR